Turismo en Sevilla, guía de viaje y experiencias

Consejos para ver la Feria de Sevilla

Consejos, Fiestas y ferias 0 2372
Consejos para ver la Feria de Sevilla

Sevilla tiene dos grandes eventos anuales: la Semana Santa y la Feria de Sevilla. La feria de abril tiene lugar habitualmente en dicho mes, tan especial para la ciudad, y que acabó dándole el apellido a la fiesta. Por azares del calendario hay años en que se puede repartir entre abril y mayo o incluso tener lugar integramente durante el mes de mayo.

Es sin duda una semana marcada en los calendarios de los sevillanos. El ciudadano medio tiene su plan perfectamente organizado, tiene caseta propia o de personas allegadas que le acogen. Casi con toda seguridad tiene reservado un día para la comida de empresa y otro para la reunión de viejos amigos. Todo lo que ocurre en Sevilla, se centra esa semana en el recinto ferial mientras que el centro se queda mucho más tranquilo y con muchos establecimientos cerrados.

Y no solo es una fiesta de locales, gente de los alrededores y mucho turismo tanto nacional como internacional se acerca para disfrutar del ambiente.

Reserva alojamiento cerca de la Feria de Sevilla.

Hoteles cerca de la Feria de Sevilla. Con precios rebajados y pago en el hotel. La mejor selección de hoteles, hostales y apartamentos junto al Real de la Feria de Sevilla

Ver alojamientos disponibles

Reservar hotel cerca de la Feria de Sevilla

Nuestras ventajas: Si pagos anticipados- Cancelaciones gratuitas en el 99% de las habitaciones – Reserva Garantizada – Servidor seguro.

Reserva plaza de aparcamiento

Encuentra aparcamiento y reserva tu plaza de parking cerca de la Feria de Sevilla. Los mejores aparcamientos vigilados cerca de la Feria de abril de Sevilla.

Ver plazas de parking disponibles

Reservar aparcamiento cerca de la Feria

Sevilla se viste de feria

Durante una semana del mes de abril, siempre después de Semana Santa, la ciudad se transforma, se vuelca en su celebración y eso se nota en toda la capital hispalense. El Real de la Feria, el sitio donde está físicamente, se encuentra en el Barrio de los Remedios, el barrio aledaño a Triana, ocupando una gran extensión, casi una ciudad dentro de la gran ciudad.

La Feria tiene dos atractivos principales: las casetas y las atracciones.

Las casetas ocupan una parte muy importante del recinto ferial. No son solo en sí la construcción sino lo que llama la atención poderosamente es el ambiente que se respira dentro. Aunque la mayoría son de acceso privado, pertenecen a determinadas asociaciones, en la feria hay varias casetas que son de acceso libre. En la entrada, muy cerca de la portada, obra que siempre es una alegoría sobre un tema de interés para la ciudad y que es preciso detenerse a contemplarla, se puede conseguir un plano para saber las casetas que son de acceso libre y así poder disfrutar del ambiente.

Otra opción es conocer a alguien e ir a su caseta, donde tendremos la oportunidad de diversión en ambientes mas reducidos.

El otro gran atractivo de la Feria es la calle del Infierno, calle donde están situadas las atracciones que acompañan a la feria, y que hacen las delicias de pequeños y no tan pequeños. En ella podremos encontrar las atracciones de toda la vida como los coches de choque, el tren de la bruja y otros que nos transportaran a nuestra niñez y también otras mas modernas donde descargar adrenalina.

Los puestos repartidos por el recinto nos permitirán comprar dulces típicos, incluido el algodón de azúcar, ganar premios, comprar alguna cosa y terminar el día con un buen chocolate con churros.

Qué podemos hacer

Hay algunas tradiciones muy marcadas en esta semana que ya se han hecho casi ley. Una de ellas es convertir la noche del alumbrado, el lunes primero de feria, en lo que se ha dado en llamar la noche del pescaito, en la que las casetas sirven este manjar que sabe especialmente rico en el recinto ferial.

Otra actividad muy interesante de ver, y de participar si existe oportunidad, es el paseo de coches y caballos por el Real, mientras se contempla o se muestra uno a la vista de los demás. Podemos llegar a encontrar a personajes famosos que también disfrutan mucho de la semana ferial.

El último día de la feria, hay un espectáculo de fuegos artificiales que despide la feria hasta el año siguiente, mientras que los sevillanos empiezan a preparar con mimo y atención su gran ocasión del próximo abril.

Comer en la feria

La feria es un sitio en el que se come mucho pero no siempre bien.

En cualquiera de las casetas se sirven ricos platos con manjares como la tortilla española, el jamón, el pescaito frito, el marisco, etc, muy bien regados con la manzanilla y otros vinos que tienen su mejor período coincidiendo en fechas con la temporada de feria. Famoso es el combinado llamado rebujito, con manzanilla y seven up.

Toros en feria

La semana de feria es temporada taurina y durante los días que dura hay arte y tradición de la tauromaquia en uno de los grandes templos del toreo en España como es la Plaza de Toros de Sevilla. Es muy recomendable, si es nuestro gusto y si nos lo permite la economía, ver a alguna de las grandes figuras de este arte que deleitan a los aficionados durante este período festivo. Es sin duda uno de los mejores momentos para ver toros en Sevilla.

Cómo llegar

La feria se encuentra en una zona de las afueras del centro de Sevilla, junto al barrio de Los Remedios. Se puede ir andando desde el centro si se tiene ganas. No hay más que seguir a alguna flamenca.

La empresa municipal de transportes TUSSAM habilita un autobús especial, que con salida en el Prado de San Sebastián, nos deja en la parada dispuesta para este fin en el mismo recinto ferial. También la línea 1 del metro en las estaciones Blas Infante y Parque de los Príncipes nos acercan a un pequeño paseo del recinto ferial.

Los aparcamientos habilitados del Charco de la Pava cuentan con autobuses lanzaderas para quienes llegan a la feria en su propio coche particular.

Todos los caminos llevan a la feria y la señalización es muy buen.

Cómo comportarse si nos invitan a una caseta

Si vas a una caseta apadrinado por un sevillano vivirás una experiencia estupenda. Seguramente te invitarán a bebidas y comida y puede que te encuentres algo apurado por ello, según la confianza que tengas con tu anfitrión. La gente de Sevilla es por lo general acogedora y trata bien al visitante, siempre que no se eternice.

Las casetas son pequeños clubs privados formados por socios que pagan cada año una buena cuota para tener derecho de entrada. Es lógico, por tanto, que valoren la privacidad y el ambiente controlado, de ahí el hecho de que no se pueda admitir a todo el mundo.

Hay casetas que funcionan como bares en los que puedes ir a la barra y pedir lo que quieras, pero otras más familiares no funcionan mediante dinero sino por bonos que los socios compran por anticipado. En este segundo caso no podrás pedir nada si no tienes un bono, que tendrás que pedir al anfitrión. Como en todo, actuar con mesura.

Por lo demás, la caseta no es más que un recinto en el que se come, se bebe, se baila y se charla con familiares y amigos. Los socios suelen contratar grupos de cantantes de sevillanas para dar ambiente y la gente viste sus mejores galas.

El super plan

Disfrutar de la feria por la puerta grande supone levantarse tarde, llegar al recinto para comer, luego ir en coche de caballos a los toros, disfrutar de una buena corrida, volver a la feria en coche de caballos y empezar a comer, beber y bailar hasta altas horas de la madrugada finalizando con un chocolate con churros o unos buñuelos.

Este es el plan perfecto del sevillano feriante, pudiente y auténtico.

Resumimos con unos consejos

– Si no eres de Sevilla y no tienes a nadie de aquí que te invite a su caseta tendrás que conformarte con acudir a las públicas de libre acceso (menos atractivas) o simplemente pasear y ver el ambiente, que no es poco. En la zona de las atracciones hay muchos lugares para comer o puedes adentrarte en el barrio anexo a la feria. Cuanto más lejos de la feria, menos jaleo.

– A la entrada, junto a la portada, hay una pequeña oficina de información turística que puede ser muy útil para organizar tu visita.

– Ojo con las carteras. Como en cualquier lugar con aglomeraciones, hay cierto peligro de carteristas. Por lo demás, la vigilancia policial es alta y el recinto es seguro a todas horas.

– Existen muchos servicios municipales: niños perdidos, atención médica, baños públicos …

– Se dice que la feria auténtica y más cómoda es la de los días entre semana. Los fines de semana acude mucho turismo y visitantes de la provincia, por lo que muchos sevillanos prefieren irse a la playa si el tiempo está bien.

– Vístete como quieras, nadie te va a mirar mal, pero no está de más al menos ponerte algún detalle flamenco como una flor o un mantón. Las mujeres de Sevilla se toman muy en serio su look en feria y es una maravilla ver los modelos por las calles. El traje de flamenca es tremendamente favorecedor.

– Para vivir la feria con encanto puedes recorrerla en coche de caballos. Te costará una fortuna, pero es siun duda una experiencia única en el mundo. En tu hotel o en el mismo recinto ferial,  preguntando entre gente del sector te podrán orientar.

Y para finalizar, el origen de la feria

En la feria, las mañanas son para los caballos, recordando el orígen ganadero de la fiesta. Sevilla es la capital de una extensa región agrícola donde abunda los caballos y los cortijos y la gente del campo. Los ciudadanos que pueden traen, a esta ciudad sus caballos y sus mejores carruajes para pasear por el ferial y recordar el ambiente rural del siglo XIX origen de esta feria.

La historia de la Feria de Sevilla es en buena medida un reflejo inevitable de la historia reciente de la misma ciudad, a la que está íntimamente ligada en cuanto a manifestación del ánimo colectivo y también en lo que respecta a su propia evolución formal, funcional y organizativa.

Nacida en 1847 por un Real Decreto de Isabel II que instauraba en la capital una ”feria de abril de ganado” de tres días de duración se localizada en el Prado de San Sebastián, por iniciativa de los concejales José Maria Ibarra y Narciso Bonaplata vasco y catalán, sevillanos de adopción, para recuperar las antiguas ferias de Sevilla, cuyo origen se remontan a 1254.

Las portadas han tenido siempre un carácter efímero y duraban lo que duraba la propia fiesta. En 1847 se instaló un gran arco verde vegetal que es considerado la primera portada de Feria. A lo largo de los años ha habido una única excepción a esta regla: La Pasarela, estructura metálica que estuvo presidiendo la Feria desde 1896 a 1920, tenía iluminación a gas e incluso algunos puntos de luz eléctrica y estaba engalanada con banderolas y Gallardetes.

Con el paso del tiempo las portadas van ganando en calidad y en tamaño hasta que en 1980, ya en terrenos de Los Remedios, empiezan a adquirir un carácter mucho más monumental recordando monumentos característicos de la ciudad.

La Feria del Prado mantuvo su ubicación original hasta el año 1973 en que la enorme dimensión adquirida, la gran cantidad de casetas y la urbanización de la zona donde tradicionalmente se instalaba la calle del Infierno, obligaron a trasladarla a los terrenos ganados al río en los Remedios, lugar que ocupa hasta el día de hoy, si bien en los últimos años se han registrado no pocos problemas de aglomeración y falta de espacio -el número de casetas supera ya el millar que han vuelto a plantear la necesidad de un nuevo traslado.

Valora este reportaje

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 4,75 de 5)

Cargando…

Valoración del Editor

  • Valoración
  • Puntuación total

Valoración del usuario

  • Valoración
  • Puntuación total

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *

Hoteles - Mejor precio

Indica tus fechas

Fecha de entrada

calendar

Fecha de salida

calendar

Sin comisiones
y precio mínimo garantizado

Visitas guiadas

Enlaces interesantes

Te recomendamos

Sevilla en redes

Sobre nosotros

logo1
Nuestra web es la mejor guía privada de Sevilla. Ofrecemos valiosa información para su visita y le ayudamos a hacer sus reservas de alojamientos y tour con la mejor calidad precio de la red.

Nuestra secciones

Contacta con VisitarSevilla.es

TrafalgarNet Producciones Online
+34 682 20 70 60
info@trafalgarnet.com